PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LAS FLORES

«Padre Nuestro», que estas en las flores, en el canto de los pájaros, en el corazón latiendo; que estás en la compasión, la caridad, la paciencia y el gesto de Perdón.

«Padre nuestro», qué estás en mí, que estás en ese que yo amo, en ese que me hiere, y en aquel que busca la verdad… «Santificado se a tu nombre» por todo lo que es bello, verdadero, justo y misericordioso. «Venga a Nosotros tu reino» de Paz, Justicia, Fe, Caridad, luz, libertad y amor… «Hágase tu voluntad» aunque mis ruegos reproducen a veces más mi orgullo que mis necesidades reales.

«Perdóname todas mis ofensas», mis errores, mis faltas. Perdona cuando se vuelve frío mi corazón. «Perdóname» así como yo intento perdonar a aquellos que me ofenden, incluso cuando mi corazón está herido. «No me dejes caer en las tentaciones» de los errores, de los vicio, de la crítica, la destrucción y el egoísmo.

«Y líbrame de todo mal» de toda violencia, de todo infortunio, de toda enfermedad. Líbrame de todo dolor, de toda tristeza y de toda desilusión.

Pero, aún si tales dificultades ves que son necesarias en mi vida, que yo tenga la fuerza y el coraje de decir: «¡Gracias Padre, por esta lección».

¡Qué así sea!

VIVAMOS Y NO TENGAMOS VERGÜENZA DE SER FELICES, CANTEMOS LA BELLEZA DE SER ETERNOS APRENDICES.

LA VIDA ES BONITA, ES BONITA, ES BONITA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *